Marruecos fue uno de los países que más rápidamente reaccionó a la crisis de Covid-19 (FMI)

El Reino ha puesto en marcha una serie de instrumentos de apoyo y protección social, especialmente dirigidos a una amplia población de trabajadores informales, dijo Azour en esta entrevista exclusiva en la que también repasa las medidas adoptadas por los países de la región en el contexto de la crisis ucraniana.
Según el responsable regional del FMI, Marruecos “ha establecido sobre todo un plan de vacunación muy rápido, que le ha permitido alcanzar rápidamente un nivel de protección inmunitaria bastante elevado, lo que ha permitido a la economía retomar su curso”, señalando que esta estrategia ha permitido al país retomar sus exportaciones ya en 2020.
“El año pasado, por lo tanto, hubo una fuerte recuperación, que permitió al país restablecer, e incluso reforzar, sus equilibrios básicos”, señala, y añade que, al mismo tiempo, Marruecos ha iniciado un cierto número de reflexiones sobre las reformas estructurales, como la modificación del sistema de protección social o las medidas económicas dirigidas a las empresas públicas.
Estos, continuó, van en la dirección correcta. Basándose en la experiencia adquirida en los últimos años, Marruecos ha utilizado los mismos instrumentos para hacer frente este año al efecto combinado de las crisis de Ucrania y Covid, orientando mejor la asistencia social, dijo Azour. Recordando las recomendaciones del FMI de cambiar el enfoque centrándose en los grupos social o financieramente precarios y evitando los subsidios básicos, es decir, la congelación de precios o las medidas de “talla única”, que en realidad resultan ineficaces y erosionan la estabilidad de las finanzas públicas, Azour citó el ejemplo de Marruecos.
“En el período previo a Covid, vimos cómo Marruecos se dirigía con éxito a 7 millones de familias que trabajaban en el sector informal”, afirmó.

MAP