Entrevista al escritor y poeta español Salvador López Becerra: “Yo nunca dejé de estar en Marruecos, tengo grandes amigos y personas muy queridas para mí allí”

12/08/2022

Por Abdelkhalak Najmi

Pregunta. ¿Cuándo y cómo surgió la idea de escribir su interesante libro La Baraka y otros textos Marruecos?

 Respuesta. El libro nació sin premeditación. Surgió y creció en la misma medida que mi relación, de casi cuatro décadas, con Marruecos.

P. ¿Nos puede indicar el resumen del libro?

R. “La Baraka y otros textos marruecos” es un “libro de libros” que recoge todos mis títulos literarios de temática marroquí publicados anteriormente o inéditos hasta la fecha.

P- ¿Ha dedicado Usted varias páginas a Tánger. ¿Qué es lo que le ha llamado la atención de esta  ciudad?

R. Sobre Tánger he escrito bastantes páginas y un libro completo titulado “Pespuntes del viento”, recogido también en este volumen. Lo primero que me llamó la atención, y me sigue sorprendiendo, es lo cerca y a la vez lo lejos que están las orillas, y el mutuo desconocimiento que existe hacia lo esencial y profundo.

P ¿Cuáles son los escenarios que le han impresionado?

R. Cuarenta años, como en todo, dan para muchas impresiones, incluidas la decepción, la indiferencia y el acostumbramiento. Esto pasa cuando lo típico, exótico se vuelve tópico. Cuando te das cuenta de que ya “dejaste de ser extranjero”, porque tras muchos años de convivencia fuiste absorbido por el ambiente y el paisaje y aprecias que ahora es como hacerte cosquillas a ti mismo. Aún así, para quien vive una geografía con el afán de descubrirla o de desenmascararla, no tiene un sólo escenario, como la vida misma. Por eso en mis libros marroquíes no hay una sola mirada sino múltiple como en un calidoscopio. Para ceñirme a su pregunta, le diré que hace muchos años que me decanté por el paisaje rural, no me interesan las ciudades. Vivir en contacto con la naturaleza parece que nos acerca a lo esencial.

P. ¿Qué representa Marruecos para usted?

R. En la introducción del libro lo explico con más detalle, pero podría resumirlo como una verdadera e intensa historia de amor y desamor. Algo imposible de olvidar.

P. ¿Qué tal fue su experiencia en Fez?

R. Las experiencias tienen el significado que queramos darle, para mí, desde el punto de vista espiritual, siempre son positivas. Fez siempre fue la ciudad soñada, poetizada, sublimada, quimérica ya su vez también la de la prosa menos poética: la del desengaño, la charlatanería del vendedor de humo y de la desilusión. En el volumen hay un libro específico titulado “Wad Al-Yawahir” que contiene mis dos miradas sobre Fez.

P. ¿Qué tal fue la presentación de su libro en la Feria del Libro de Casablanca 2019?

R. Ser invitado por la Dirección General del Libro y Fomento de la Lectura del Ministerio de Cultura de España para participar en una manifestación cultural tan relevante en Marruecos donde, además, ese año España era el país invitado de honor en el Salón Internacional de la Edición y del Libro fue muy satisfactorio.

P. ¿Tiene ganas de volver a Marruecos y en particular a Tánger?

R. Yo nunca dejé de estar en Marruecos, tengo grandes amigos y personas muy queridas para mí allí, mi casa y mi biblioteca están repletas de referencias marroquíes, sigo atentamente las noticias sobre Marruecos y es raro el día que no recibo una consulta, un mensaje, tengo que escribir algo o hablar del Magreb. Mi contacto es permanente.